skip to Main Content

El reuso de aguas residuales tratadas en el Perú

El reuso de aguas residuales tratadas en el Perú

La escasez de aguas frescas es cada vez mayor, debido al crecimiento demográfico, la urbanización y el cambio climático.

La situación ha generado la necesidad del aprovechamiento de las aguas residuales tratadas a nivel nacional e internacional para la agricultura, áreas verdes, cultivos forestales, riego de caminos y vías de acceso, entre otros tipos de uso. En esta nota veremos a las aguas residuales tratadas como una alternativa de fuente de recursos hídricos en el Perú en los últimos años, para ello revisaremos todo el proceso hasta su destino final.

Asimismo, se realizará una descripción de la normativa y procedimientos de autorización para el reuso de aguas residuales.

Estándares de calidad de las aguas residuales para el reuso

La escasez de agua en algunos lugares del Perú y del mundo está obligando a algunas empresas y asociaciones el reuso de aguas residuales. En caso del Perú hay varios ejemplos de experiencias de reuso de aguas residuales tratadas otorgadas por las Autoridades Administrativas Locales de la ANA.

Las directrices de la Organización Mundial de la Salud en 1989 indicaron que el método en estanques de estabilización es un método eficaz y de bajo costo para la eliminación de agentes patógenos en las aguas residuales que se utilizan en el riego de cultivos y, por tanto, es apropiado para sistemas de aprovechamiento de aguas residuales.

Por ello las lagunas de estabilización son el método más utilizado para el tratamiento de aguas residuales en climas cálidos, debido a su bajo costo de construcción, operación y mantenimiento, siempre y cuando exista disponibilidad de tierra. Por ende la OMS indica recomienda construir estanques con un tiempo total de retención de 8 a 10 días para eliminar los helmintos en la debida proporción, pero en los climas cálidos se necesita, como mínimo, el doble de ese tiempo para reducir el número de bacterias.

Este método incrementa la protección de la salud pública y permite establecer metas posibles de alcanzar tanto en sentido tecnológico como económico.

Beneficios del reuso de aguas residuales tratadas

El tratamiento de aguando con estándares de calidad trae consigo una serie de beneficios, entre ellos están: mayor disponibilidad de recurso hídrico para riego de cultivos y otros usos, aporte de nutrientes para los cultivos, ampliación de zonas de cultivos y áreas verdes, reducción de contaminación ambiental, entre otros.

En las zonas costeras, las aguas estas pueden ser derivadas para el reuso, consumiendo así una importante cantidad de agua y nutrientes para el riego de cultivos, áreas verdes y generar de bosques.

También se puede cambiar el uso de la tierra, extendiendo los campos de cultivo o incrementando la productividad de las zonas ya cultivadas.

Adicionalmente, se generará más oxígeno y reducirá la contaminación ambiental como el dióxido de carbono. Cabe mencionar que el cultivo de bosques sería un buen negocio a largo plazo para empresas privadas que deseen invertir en ello, beneficiándose de la tala de árboles después de un periodo de 10 años aproximadamente

Incentivos para el reuso de aguas residuales tratadas

En varias zonas de la costa el agua es escasa, por ejemplo, en Ica el caudal del río disminuye drásticamente en tiempo de sequía, donde la Junta de Regantes utiliza un pozo subterráneo para la agricultura. Por otro lado, en Pisco los agricultores practican el riego clandestino, obstruyendo la salida del efluente tratado de una PTAR y canalizándolo a sus campos de cultivo, sin pagar a la empresa prestadora de servicios de dicha provincia.

Conclusiones y recomendaciones

El reuso de aguas residuales es beneficioso en zonas de stress hídrico tales como en la costa y en algunas zonas de la sierra del Perú. Estas aguas residuales en algunas zonas se utilizan y se puede incrementar su utilización para el riego de áreas verdes, vías de accesos, caminos, especies forestales, cultivos de maíz, caña de azúcar, entre otros cultivos de tallo alto y tallo corto.

Las autorizaciones de reuso del agua residual tratada son emitidas por la Autoridad Nacional del Agua (ANA), según el fin para el que se destine la misma, en coordinación con la autoridad sectorial competente.

Back To Top