skip to Main Content

Las aguas residuales en América Latina y Caribe

Este capítulo describe los desafíos asociados al reciente crecimiento de la gestión de aguas residuales en las ciudades en rápido crecimiento de América Latina y el Caribe, y destaca los beneficios del tratamiento de aguas residuales urbanas y las lecciones aprendidas en el proceso.

La región de América y el Caribe es predominantemente húmeda con importantes recursos hídricos, si bien también tiene zonas sumamente áridas. La actividad agrícola es la principal usuaria de agua, a la que se destina el 70% de las extracciones, mientras que los insumos domésticos y la industria representan respectivamente el 17% y 13%. La región es altamente dependiente de la energía hidroeléctrica, la cual provee más del 60% de la energía eléctrica, y una gran parte (74%) de su potencial técnico se encuentra aún subdesarrollado. Es una de las regiones más urbanizadas del mundo: el 80% de la población vive en zonas urbanas y se espera que esta tasa aumente aún más con un 86% de la población viviendo en ciudades para el año 2050. En la actualidad, hay cuatro mega ciudades con más de 10 millones de habitantes cada una en la región y se espera añadir dos más a la lista para el año 2030.

El desafío de la gestión de aguas residuales urbanas

Los vertidos de aguas residuales urbanas están aumentando en la región debido a: i) el crecimiento de la población (la población urbana pasó de 314 millones en 1990 a casi 496 millones en la actualidad y se espera que alcance los 674 millones en 2050) y al aumento de los servicios de abastecimiento de agua y de saneamiento. En 2015, el 88% de la población urbana tenía acceso a instalaciones de saneamiento, de las cuales probablemente menos de un 60% estaba conectado a sistemas de alcantarillado. Dado que no se ha visto un aumento equivalente en el tratamiento de aguas residuales en la mayor parte de la región, el saneamiento urbano continúa siendo una de las principales inquietudes de los gobiernos.

La población que no esta conectada a la red de saneamiento depende principalmente de sistemas de eliminación como las letrinas y fosas sépticas. En estos sistemas, las aguas residuales se eliminan escorrentia o percloración directa haca los cursos de agua y acuíferos cercanos lo cual generalmente contamina el agua.

Consecuencias del vertido de aguas residuales urbanas no tratadas: La epidemia de Cólera

La epidemia de cólera de 1991 fue una de las más graves en la historia de Perú, con casi 323.000 casos y 2.900 muertes registradas. Muchos otros países también se vieron afectados además de Perú, lo que arrojó un total de 391.000 casos y 4.000 muertes en la región.

La merma de ingresos por turismo y las restricciones impuestas a los productos alimenticios causaron importantes pérdidas económicas a los países afectados. Solamente en Perú as pérdidas por concepto de exportación de productos pesqueros superaron los USD 700 millones. La epidemia también desencadenó un proceso de restructuración debido a una mayor exigencia en los requisitos sanitarios por parte de los países importadores y a un aumento de los costos de los exportadores.

Este incidente ocasionó que muchos países asignaran una especial prioridad a los sectores de abastecimiento de agua y saneamiento. En particular la necesidad de proteger el acceso a los mercados extranjeros fue uno de los factores que motivó al gobierno chileno a iniciar un ambicioso programa de inversión, el cual condujo a la cobertura universal de los tratamientos de aguas residuales urbanas.

Lecciones aprendidas

Las principales lecciones aprendidas de la experiencia regional en la gestión de aguas residuales son las siguientes:

El diseño de cualquier programa de gestión de aguas residuales deberá tomar en cuenta ciertas restricciones estructurales de las economías nacionales, analizar con ojo critico todas las opciones disponibles.

el diseño de cualquier programa de gestión de aguas residuales deberá tomar en cuenta las restricciones estructurales de las economías nacionales, analizar con ojo crítico todas las opciones disponibles (tecnologías, fuentes de financiación, estructura de propiedad, incentivos, etc.) y poseer una estructura y orden tal que no se convierta en una carga para la economía del país y sus ciudadanos.

El establecimiento de prioridades por parte del gobierno, tal como se demuestra en la repartición del presupuesto y la creación de instituciones efectivas, así como la no interferencia política en la toma de decisiones técnicas son aspectos fundamentales; también lo es la búsqueda de eficiencia (consideración cuidadosa de los costos y beneficios, implementación efectiva, fiscalización y control, reducción de los costos transaccionales, control de la corrupción y la captura del Estado, información de calidad, aprovechamiento de las economías de escala y de alcance, etc.)

Para aprovechar todos los beneficios de la gestión de aguas residuales y evitar costos excesivos en lugar de un abordaje que considere proyecto aislados limitados a un sector en particular será fundamental priorizar aquellos planes integrados a nivel de las cuencas fluviales que incorporen tanto el tratamiento de aguas residuales como su reutilización.

Back To Top