skip to Main Content

Tratamiento de Aguas para agricultura

tratamiento agua agricultura bosstech

En esta ocasión analizaremos los principales contaminantes de la agricultura y sus consecuencias, así como también se presentan algunas opciones para disminuir la contaminación. Asimismo, se explican los beneficios que puede aportar el uso de aguas residuales y cómo se puede lograr que la práctica sea segura.

En los últimos años la agricultura es tanto productora como usuaria de aguas residuales se han intensificado las actividades agrícolas, tanto en las explotaciones agrícolas industriales como en las tradicionales, lo que no solo aumenta la productividad agrícola, sino que también genera mayores cargas de contaminantes en el agua. Por consiguiente, esto pone en grave riesgo la salud humana, a la vez que afecta a los diversos ecosistemas a todo esto sumémosle que las diversas industrias y urbes están en constante expansión.

La agricultura como fuente de contaminación del agua

En los últimos cincuenta años, la agricultura se ha extendido e intensificado para satisfacer la creciente demanda de alimentos provocada principalmente por el crecimiento poblacional y los cambios en la alimentación. La superficie equipada para el riego aumentó más del 100%, de alrededor de 1,4 millones de km2 en 1961 a alrededor de 3,2 millones de km2 en 2012.

El inventario total de ganado se triplicó con creces y pasó de 7.300 millones de unidades en 1970 a 24.200 millones en 2011. La acuicultura, en especial la acuicultura continental con uso de aguas residuales creció más de veinte veces desde la década del 80, sobre todo en Asia.

Con frecuencia, la intensificación de la agricultura viene acompañada de un aumento de la erosión de los suelos, mayores cargas de sedimentos en el agua y un uso excesivo de los insumos agrícolas para mejorar la productividad. Cuando el uso de estos productos supera la capacidad de asimilación de los sistemas agrícolas, las cargas de contaminantes en el medio ambiente son mayores.

El uso excesivo de agua de riego también aumenta el flujo de aguas residuales agrícolas que vuelve a ingresar a las masas de agua en forma de percolación profunda a los acuíferos y en forma de escorrentía a las aguas superficiales.

Contaminantes agrícolas: fuentes e impactos

Las actividades agrícolas liberan diversos tipos de contaminantes al medio ambiente. Estos contaminantes afectan los ecosistemas acuáticos como consecuencia de su pasaje por las explotaciones agrícolas, el acarreo a lo largo del ciclo hidrológico y la concentración en las masas de agua.

tratamiento aguas agricultura cuadro bosstech
Políticas e instituciones

Se necesita un marco de políticas adecuado para controlar eficazmente la contaminación del agua proveniente de la agricultura. Las políticas pueden aplicarse a través de distintos tipos de instrumentos: leyes y normativas, planes y programas, instrumentos e información económicos, y programas de sensibilización y educación. Estos instrumentos deben brindar a los agricultores los incentivos necesarios para que adopten buenas prácticas agrícolas para controlar la contaminación.

Como las políticas ambientales y relativas a la producción de alimentos suelen ser elaboradas por ministerios diferentes, a menudo se carece de un sentido de responsabilidad compartida en la legislación y el control de la contaminación

La agricultura como usuaria de aguas residuales

Ante la creciente demanda de productos agrícolasbásicos, los agricultores están investigando fuentes de agua no convencionales. Debido a su alto contenido de nutrientes, las aguas residuales domésticas y municipales son una opción atractiva, especialmente en los lugares en los que los recursos hídricos convencionales son escasos o insuficientes.

Si se usan aguas residuales en la agricultura sin tomar las precauciones de seguridad necesarias, los contaminantes microbiológicos y químicos pueden acumularse en los cultivos, los productos animales, el suelo o los recursos hídricos, esto puede afectar gravemente la salud de los consumidores de alimentos y los trabajadores expuestos. Sin embargo, si se tratan adecuadamente y se utilizan en forma segura, las aguas residuales constituyen una valiosa fuente tanto de agua como de nutrientes y su uso contribuye a la seguridad alimentaria y a mejorar los medios de subsistencia.

Las aguas residuales pueden usarse directa o indirectamente en la agricultura. El uso directo implica la planificación y el uso intencional de aguas residuales tratadas o no tratadas para un fin beneficioso, que puede ser riego, acuicultura o ganadería. El uso indirecto tiene lugar cuando se vierten aguas residuales tratadas, parcialmente tratadas o no tratadas a embalses, ríos y otras masas de agua, incluidas aguas subterráneas, que suministran agua a la agricultura. El uso indirecto representa los mismos riesgos que los proyectos de uso de aguas residuales planificados, pero tiene un mayor potencial para causar problemas de salud porque el usuario del agua desconoce la presencia de aguas residuales.

tratamiento aguas agricultura grafico bosstech

Riesgos ambientes

Si bien el uso de aguas residuales tratadas y la optimización del aporte de nutrientes a los suelos regados con aguas residuales pueden ofrecer múltiples beneficios para el medio ambiente, el uso de aguas residuales no tratadas o parcialmente tratadas para el riego conlleva algunos riesgos ambientales. Estos riesgos incluyen la contaminación de los suelos y las aguas subterráneas, así como la degradación del agua superficial.

El intercambio de aguas residuales de origen urbano parcialmente tratadas, para riego, por acceso a fuentes de agua dulce, para otros usos en zonas urbanas y periurbanas, puede ayudar a mejorar en gran medida el manejo de los recursos hídricos y a reducir los impactos negativos en la salud y el medio ambiente.

Las aguas residuales para riego añaden nutrientes, sólidos disueltos, sales y metales pesados al suelo. Con el tiempo pueden acumularse cantidades excesivas de estos elementos en la zona de raíces, lo que puede ser perjudicial para el suelo. El uso de aguas residuales a largo plazo podría ocasionar en el suelo: salinidad, sobresaturación, desintegración de su estructura, una reducción generalizada de su capacidad productiva y reducir el rendimiento de los cultivos. Las consecuencias dependerán de factores como la fuente, la intensidad del uso y la composición de las aguas residuales, así como de las propiedades del suelo y las características biofísicas propias de cada cultivo.

En conclusión, se han propuesto distintos enfoques para mitigar los riesgos para la salud. Muchos de ellos se centran en la calidad del agua y estrictas normativas en lo que respecta al punto de uso. Así, el tratamiento de las aguas residuales pasa a ser un elemento fundamental para la reutilización del agua.

Back To Top