Conoce la diferencia y tratamiento de aguas grises y negras

El uso de equipos de tratamiento de aguas es esencial para la sostenibilidad y la salud pública. Dentro del tratamiento de aguas residuales, se diferencian principalmente dos tipos: las aguas grises y las aguas negras.

Comprender la diferencia y tratamiento de aguas grises y negras es crucial para optimizar recursos y proteger el medio ambiente. Siendo así, en Bosstech te explicamos más sobre el tema. 

¿En qué se diferencian las aguas grises y negras?

1. Orígenes

Las aguas grises provienen de actividades domésticas como duchas, lavabos, lavadoras de ropa y fregaderos. No incluyen residuos de inodoros. Por su parte, las aguas negras se originan principalmente de los inodoros, así como de otros desechos orgánicos provenientes de fregaderos de cocina y lavavajillas. Contienen residuos fecales y orina.

Te puede interesar: ¿Cómo manejar las descargas de aguas residuales?

2. Nivel de contaminación

Las aguas grises tienen un nivel de contaminación relativamente bajo. Contienen jabones, detergentes y pequeñas cantidades de materia orgánica. Los niveles de patógenos son mucho menores comparados con las aguas negras.

Las aguas negras presentan una alta carga de contaminantes, incluyendo una gran cantidad de materia orgánica, bacterias, virus y otros patógenos. La presencia de residuos fecales aumenta significativamente el riesgo sanitario.

3. Contenido de nutrientes

Aunque las aguas grises contienen algunos nutrientes y materia orgánica, estos están en cantidades relativamente bajas. Los productos químicos presentes, como fosfatos y nitratos de detergentes, son menos concentrados.

Las aguas negras son ricas en nutrientes como nitrógeno y fósforo, provenientes principalmente de los desechos humanos y restos de alimentos. Estos nutrientes, en altas concentraciones, pueden causar problemas ambientales como la eutrofización.

4. Reutilización

Debido a su menor nivel de contaminantes, las aguas grises pueden ser tratadas y reutilizadas para riego, descarga de inodoros y otros usos no potables. Su tratamiento es más sencillo y económico.

Por su parte, las aguas negras requieren un tratamiento intensivo y complejo para eliminar patógenos y contaminantes antes de cualquier reutilización. Generalmente, su reutilización se limita a después de un tratamiento avanzado.

5. Tratamiento necesario

Los métodos de tratamiento de las aguas grises son menos intensivos e incluyen filtración, humedales construidos, y sistemas de tratamiento biológico simples. Estos métodos son efectivos y económicamente viables para muchas aplicaciones domésticas.

Las aguas negras requieren procesos de tratamiento más rigurosos, como sedimentación, tratamiento biológico avanzado, y tratamiento terciario. Estos procesos son esenciales para asegurar la eliminación de patógenos y la reducción de contaminantes a niveles seguros.

6. Impacto ambiental y sanitario

Las aguas grises tienen un menor impacto ambiental y sanitario debido a su menor carga de contaminantes. Sin embargo, es crucial tratarlas adecuadamente para evitar cualquier riesgo potencial.

Por el contrario, sin un tratamiento adecuado, las aguas negras representan un alto riesgo para la salud pública y el medio ambiente debido a su alta carga de patógenos y nutrientes. Su manejo inadecuado puede contaminar fuentes de agua y suelos, causando problemas graves de salud y ecológicos.

Estas diferencias resaltan la importancia de manejar y tratar adecuadamente ambos tipos de aguas residuales para proteger la salud pública y el medio ambiente.

Te puede interesar: ¿Cómo manejar las descargas de aguas residuales?

¿Cómo es el tratamiento de las aguas grises y negras?

El tratamiento de las aguas grises y negras se realiza generalmente cuando estas se combinan en la red de alcantarillado doméstico. Debido a esto, ambas son eliminadas conjuntamente mediante un sistema de alcantarillado compartido. 

Antes de ser devueltas al medio ambiente, estas aguas son tratadas para limitar su impacto contaminante. La mayoría de las aguas grises terminan como efluentes en ríos y océanos, tras pasar por procesos de depuración adecuados.

Otra alternativa común y eficiente para el manejo de aguas residuales es su uso en el riego de plantas. Las aguas grises, al contener nutrientes, pueden ser aprovechadas por las plantas para su crecimiento.

¿Cómo es el reciclaje de las aguas grises y negras?

Las aguas grises, a diferencia de las aguas negras, son mucho más fáciles de tratar debido a su menor número de contaminantes. Sin embargo, las aguas grises que provienen de viviendas múltiples no pueden ser tratadas de la misma manera que las de una vivienda única, ya que presentan mayores riesgos.

Si las aguas grises se recolectan a través de un sistema de tuberías, pueden ser almacenadas, pero deben ser utilizadas de forma inmediata. Esto se debe a que, si se dejan por un tiempo prolongado, pueden empezar a pudrirse debido a los sólidos orgánicos presentes en el agua.

Comprender en qué se diferencian las aguas grises de las aguas negras es fundamental para su adecuada gestión y tratamiento. Mientras que las aguas grises ofrecen oportunidades de reutilización con un tratamiento relativamente simple, las aguas negras requieren procesos más sofisticados para garantizar su manejo seguro y efectivo.

En Bosstech nos preocupamos por el medio ambiente y la salud de la población. Por lo tanto, contamos con sistemas de tratamiento de aguas grises tanto a nivel doméstico como industrial. Si estás interesado en adquirir alguno de nuestros servicios, no dudes en solicitar una cotización.

CARRITO

close