skip to Main Content

Biodigestor como solución al tratamiento de efluentes

Las aguas residuales perjudican el medio ambiente porque, por lo general, terminan en los ríos, destruyendo así el ecosistema y dañando la salud pública. Pero, ¿existe alguna solución para este problema? ¡Sí! Un biodigestor orgánico es un sistema diseñado para tratar los efluentes sanitarios urbanos y suburbanos. Enseguida, te contamos cómo funciona un biodigestor.

¿Qué es un biodigestor?

En términos simples, un biodigestor es un tanque que digiere la materia orgánica biológicamente. Asimismo, es una tecnología de tratamiento anaeróbico que produce (a) estiércol digerido y (b) biogas. 

Por lo general, un biodigestor se usa como alternativa a un tanque séptico convencional porque ofrece un nivel similar de tratamiento, pero con la ventaja adicional del biogas. Este sistema de biogas es una solución al problema de la gestión de residuos que atrapa al metano a medida que se produce para poder calentar, cocinar o, incluso, generar electricidad.

De manera similar, los biodigestores son una solución estupenda para comunidades rurales y agrarias, explotaciones del sector de la ganadería intensiva, pueblos y ciudades donde muchos desechos domésticos y animales pueden producir cantidades considerables de metano. 

En zonas rurales, los biodigestores se construyen en asentamientos donde hay suficiente estiércol animal.

¿Cómo funciona un biodigestor?

Un biodigestor tiene 3 cámaras anaeróbicas que tratan los desechos humanos de manera eficiente y no requieren limpiar o vaciar el tanque gracias a sus únicas disposiciones estructurales sistemáticas.

Para comenzar, en la primera cámara entran los desechos humanos que llegan desde los inodoros. Posteriormente, los residuos sólidos ingresan hasta el fondo del biodigestor debido a la estructura sistemática del tanque. 

Allí, la bacteria residente (es decir, la bacteria anaeróbica que sobrevive en la ausencia de oxígeno) realiza su trabajo de descomposición (esto quiere decir que carcome los residuos orgánicos y descompone todos los agentes patógenos).

Cuando esta cámara se llena, el agua desborda en la segunda cámara donde sucede todo lo descrito líneas arriba. La diferencia es que, en este momento, la mayor parte de la materia sólida y biológica se ha quedado en la primera cámara. Cuando el agua desborda en la tercera cámara, está casi 90% limpia y, por ende, se lleva a cabo la etapa final de digestión. 

En cuanto al tratamiento, la limpieza del agua se realiza de manera continua desde el principio hasta el final, hasta que el agua salga del biodigestor. Cuando el agua tratada finalmente sale del biodigestor y llega a las tuberías de irrigación, está 98% limpia y libre de agentes patógenos.

Esta agua ahora es segura de utilizar para irrigaciones subterráneas a través de tuberías enterradas bajo la superficie. No obstante, es importante recalcar que el agua tratada no debe utilizarse para consumo humano o animal o para la limpieza del hogar sin haber pasado por un tratamiento adicional.

Te puede interesar: Tratamiento del agua subterránea para consumo humano.

Ventajas

Las ventajas de optar por un biodigestor son infinitas. Procesar los residuos orgánicos anaeróbicamente para generar biogas es una solución energética. Si bien se debe remover el efluente a diario, los biodigestores suelen ser sistemas muy seguros que requieren poco mantenimiento. 

El proceso ofrece innumerables ventajas frente a las tecnologías convencionales:

  • Reduce el transporte de aguas residuales y desechos, ya que se tratan en un mismo lugar.
  • Reduce la contaminación de las aguas superficiales, aguas subterráneas y otros recursos.
  • Reduce los olores y patógenos.
  • Genera una fuente energética limpia, renovable y valiosa.
  • Reduce las emisiones de gas de efecto de invernadero.
  • Previene emisiones descontroladas de metano.
  • No requiere energía eléctrica.
  • Bajos costos de capital y operación.
  • La construcción subterránea minimiza el uso de la tierra.
  • Tiene una larga vida útil.
  • Presenta mejoras en las características de los desechos: fluidez, compatibilidad con los cultivos, homogeneidad y reducción de gérmenes.
  • Tiene capacidad para una variedad de residuos orgánicos como estiércol animal, residuos de letrinas, basura biodegradable y aguas residuales.

¿Cuáles son los beneficios de contar con un bioinodoro? 

  • Digiere la materia orgánica de manera ecológica.
  • Evita que los desechos humanos y el agua sin tratar contaminen las aguas subterráneas.
  • Es una alternativa al vertimiento de desechos a los ríos, lagos y campos en zonas rurales y semirurales donde no hay sistemas de alcantarillado.
  • Las aguas residuales pueden utilizarse para regar las plantas.
  • El efluente es más limpio, efectivo y fácil de usar que un tanque séptico porque no hace falta limpiarlo o vaciarlo.
  • El efluente es inodoro, incoloro y no es desagradable, a diferencia de los productos finales de los inodoros que se obtienen hoy en día.
  • No requiere del trabajo y energía necesaria para reubicar los baños ecológicos todos los años.
  • Se encuentra desprovisto de partículas sólidas.
  • No requiere ningún tratamiento adicional/eliminación de residuos.
  • Puede utilizarse con fines de riego.

Como ves, el biodigestor es un sistema mecanizado que descompone los desechos humanos en el tanque de digestión utilizando bacterias para luego convertirlos en metano y desembocar en la superficie deseada. Los biodigestores pueden ser de distintos tamaños y formas, según los requisitos generales y las posibilidades locales.

Bosstech es una empresa dedicada al tratamiento de agua potable, agua residual, lodos y residuos sólidos utilizando tecnología de vanguardia. Si estás interesado en adquirir alguno de nuestros servicios, no dudes en solicitar una cotización.

Back To Top