skip to Main Content

Cómo el proceso de digestión anaeróbica convierte los desechos en energía

La digestión anaeróbica es un proceso a través del cual las bacterias descomponen la materia orgánica, como el estiércol, sin oxígeno. Pero, ¿cómo el proceso de digestión anaeróbica convierte los desechos en energía? A continuación, Boss Tech, empresa dedicada al tratamiento de aguas residuales, resuelve esta y otras interrogantes.

¿Cómo es el proceso anaeróbico?

En el proceso de digestión anaeróbica, la degradación bacteriana de los materiales orgánicos en ausencia de oxígeno produce biogás. Todos los sistemas de digestión anaeróbica se adhieren a los mismos principios básicos, sin importar si la materia prima es residuo alimentario, estiércol animal o lodo de aguas residuales. Los sistemas pueden tener algunas diferencias en cuanto al diseño, pero el proceso es básicamente el mismo.

La digestión anaeróbica utiliza bacterias para transformar los residuos orgánicos en energía en ausencia completa de oxígeno. Esta transformación ocurre en la naturaleza, por ejemplo, en los pantanos. Pero, para que pueda aprovecharse a mayor escala, el proceso se ha domesticado y optimizado en tanques cerrados llamados digestores.

¿Dónde se lleva a cabo el proceso?

El proceso de digestión anaeróbica se lleva a cabo en un digestor anaeróbico. Es un tanque sellado, metálico, libre de oxígeno, a menudo parecido a un silo. Mientras los residuos se descomponen, el digestor recoge el biogás resultante en «cápsulas» en forma de globo. A medida que se acumula la presión, el biogás se expulsa de las cápsulas a los generadores donde se convierte en energía.

Si la temperatura se mantiene caliente y relativamente constante, dentro de una banda estrecha de condiciones de pH, sin oxígeno, con ácidos orgánicos simples como fuente alimenticia, se produce la digestión anaeróbica. 

Es simplemente una continuación del sistema digestivo del animal. Es el proceso único que es capaz de convertir el estiércol en energía y efluente, al igual que un animal convierte el alimento en energía y estiércol.

Desde el proceso de digestión anaeróbica, el biodigestor libera un gas que puede utilizarse con fines de combustible doméstico; eso es el biogás. La energía renovable puede sustituir a muchos de sus homólogos de combustibles fósiles. 

Se trata de un combustible de larga duración que puede usarse para cocinar e, incluso, alimentar vehículos, ya que es una de las fuentes de energía más limpias y seguras.

Te puede interesar: Cómo saber si necesito un sistema de tratamiento de aguas residuales para mi industria

Procesos de biogás para el desarrollo sostenible

Las características atractivas del proceso incluyen la producción de un único producto final a partir de una materia prima heterogénea y la separación in situ del producto final gaseoso. 

A pesar de estas propiedades intrínsecamente atractivas del proceso, el valor añadido económico del biogás producido es limitado, permitiendo el desarrollo de procesos alternativos que ofrecen productos finales de mayor valor.

El proceso de la digestión anaeróbica presenta muchas oportunidades para convertir los residuos en algo útil y potencialmente rentable. La digestión anaeróbica es una alternativa tecnológica que reduce las emisiones de gases de efecto invernadero en los países en vías de desarrollo, que son más susceptibles al cambio climático. 

Asimismo, la digestión anaeróbica considera la combinación de pretratamientos mecánicos para garantizar un balance energético positivo y, a su vez, maximizar la producción de metano y la generación de energía.

Ventajas de la digestión anaeróbica

Cuando se deposita en vertederos, la materia orgánica libera metano a la atmósfera, lo que causa el cambio climático. No obstante, la digestión anaeróbica captura este metano y lo convierte en energía. 

De igual forma, una instalación de digestor anaeróbico puede cobrar a los transportistas de residuos una tarifa y vender la energía generada del metano. Algunos digestores anaeróbicos alternan entre la generación de electricidad y combustible, dependiendo de los precios del mercado.

En instalaciones de tratamiento de aguas residuales, las grasas, los aceites y los lubricantes obstruyen la infraestructura del agua. Al desviar estas sustancias a un digestor anaeróbico, se evita los desbordamientos de alcantarillado, ahorra dinero y mejora la calidad del agua.

Del mismo modo, la digestión anaeróbica implica sostenibilidad. Nos proporciona una manera de producir energía renovable que simultáneamente reduce las emisiones de gases de efecto invernadero y envía menos residuos a los vertederos.

El biogás producido a través del proceso de digestión anaeróbica suele convertirse en electricidad o se utiliza para calentar los edificios y el agua. El gas también puede pasar por un proceso que elimina el dióxido de carbono, dejando un producto llamado biometano que se puede utilizar de la misma manera que el gas natural, así como combustible para vehículos. 

Ahora, ya sabes a qué se refiere el sistema de digestión anaeróbica. Cuando ocurre la digestión anaeróbica en un ambiente controlado, el metano resultante puede capturarse y convertirse en productos útiles y ecológicos. ¡Esperamos que esta información te haya resultado útil!

Boss Tech es una empresa dedicada al tratamiento de agua potable, agua residual, lodos y residuos sólidos utilizando tecnología de vanguardia. Si estás interesado en adquirir alguno de nuestros proyectos, productos o servicios, no dudes en solicitar una cotización.

Back To Top