skip to Main Content

Tratamiento de lodos residuales

El tratamiento de las aguas residuales es un aspecto fundamental en el proceso de remover los contaminantes presentes en las aguas servidas, volviéndolas aptas para la agricultura, la acuicultura y la recarga de aguas subterráneas, evitando así dañar el ambiente. Sin embargo, este proceso trae como consecuencia la formación de lodos residuales y subproductos difíciles de tratar. 

Afortunadamente, existen formas de tratar este tipo de derivados indeseables. En seguida, te explicamos cómo es el proceso de tratamiento de lodos.

¿Qué es el tratamiento de lodos residuales?

El tratamiento de lodos residuales es un subproducto de las aguas residuales tratadas. Se componen de materiales orgánicos e inorgánicos, una gran concentración de nutrientes vegetales, productos químicos orgánicos, así como agentes patógenos. 

Por ende, es sumamente importante tratar adecuadamente ese lodo para minimizar las repercusiones ambientales. A continuación, te brindamos un breve panorama del proceso de tratamiento del lodo para ayudarte a comprender mejor las técnicas de tratamiento y los requerimientos del proceso.

Te puede interesar: «Prevención y reducción de la generación de aguas residuales».

Paso 1: espesamiento del lodo

El primer paso en el tratamiento de lodos residuales es el espesamiento. En esta etapa, se espesa el lodo residual en un espesador de gravedad para disminuir su volumen total. De esta forma, es posible manipular fácilmente el lodo. 

La flotación por aire disuelto es otra alternativa que se puede emplear para espesar el lodo de manera efectiva utilizando burbujas de aire para permitir que la masa sólida flote hacia la parte superior.

Paso 2: digestión del lodo

Luego de acumular todos los sólidos del lodo residual, comienza el proceso de digestión de lodos. Este es un proceso biológico en el que los sólidos orgánicos presentes en el lodo se descomponen en sustancias estables. Este proceso también ayuda a reducir la masa total de sólidos, destruyendo todo agente patógeno presente para permitir un deshidratación sencilla. 

El proceso de digestión de lodos consta de dos etapas. En la primera, los sólidos secos del lodo se secan y se mezclan en un tanque cerrado para permitir la digestión anaeróbica por medio de bacterias generadoras de ácido. 

Estas bacterias hidrolizan las grandes moléculas de proteínas y lípidos presentes en el lodo y las descomponen en moléculas solubles en agua, las cuales luego se fermentan en diferentes ácidos grasos. 

Posteriormente, el lodo desemboca en el segundo tanque donde otras bacterias lo transforman para producir una mezcla de dióxido de carbono (CO2) y metano. Después, se recoge y reutiliza el metano para alimentar el tanque de digestión y generar energía (dependiendo de la cantidad obtenida). 

Paso 3: deshidratación

Luego de recuperar los gases útiles y otros subproductos, el lodo restante se deshidrata antes del vertido final. En la mayoría de los casos, el lodo deshidratado, por lo general, contiene una cantidad considerable de agua, hasta un 70 %, a pesar de su estado solidificado. Por ello, es importante secar y deshidratar el lodo previamente. 

Si bien las camas de secado de lodo son la manera más común de llevar a cabo este proceso, demandan mucho tiempo y pueden tomar semanas antes de que se complete el proceso. 

Para acelerarlo, los planes de gestión de residuos también involucran el empleo de dispositivos para la separación de sólidos y líquidos. De hecho, la centrifugación poco a poco se está convirtiendo en uno de los métodos preferidos para deshidratar el lodo. 

Cuando el lodo pasa por una centrifugadora, es más fácil recuperar toda el agua y permite un manejo más sencillo de los residuos sólidos en periodos más cortos a un costo reducido. Otras alternativas incluyen el filtro del tambor rotatorio y la prensa de filtro de cinta.

Paso 4: vertido

Una vez que se haya deshidratado el lodo de manera eficaz, se puede enterrar bajo tierra en un relleno sanitario o utilizar como un fertilizante, dependiendo de su composición química. En los casos donde el lodo es demasiado tóxico para reutilizarse o enterrarse, simplemente lo puedes incinerar y convertir en cenizas.

Si bien el lodo residual se suele tratar utilizando un plan de acción estándar, es sumamente importante considerar aspectos como el origen de las aguas residuales, el proceso de tratamiento utilizado para transformarlas a lodo, así como los posibles subproductos que pueden obtenerse para otros usos antes de elegir un plan de tratamiento de lodo. 

Esto no solo te ayudará a optimizar tu producción total, sino que también te dará la posibilidad de reducir los costos rescatando materiales útiles para usos secundarios antes de una eliminación definitiva.

Hasta este punto, ya sabes que el residuo que se acumula en las plantas de tratamiento de aguas residuales se llama lodo (o biosólidos). El lodo residual es el material sólido o semisólido que se produce como un subproducto de los procesos del tratamiento de aguas residuales. Como ves, estos tratamientos ayudan a reducir la contaminación del agua del medio ambiente.

Bosstech es una empresa dedicada al tratamiento de agua potable, agua residual, lodos y residuos sólidos utilizando tecnología de vanguardia. Si estás interesado en adquirir alguno de nuestros servicios, no dudes en solicitar una cotización.

Back To Top